¿Quén está en línea?

Hay 62 invitados y ningún miembro en línea

El mejor modo de predecir el futuro es inventándolo. Alan Key

Periódico ABC

Última Hora
  1. 1. Amarga victoria de Merkel en Alemania. Retrocede ocho puntos, la ultraderecha accede por primera vez al Parlamento alemán y los socialdemócratas vuelven a la oposición tras su peor resultado. El país se enfrenta a una mayor inestabilidad después de que los socialdemócratas se nieguen a repetir una gran coalición. Los radicales de AfD se convierten en la tercera fuerza política. La canciller se sincera: «No nos engañemos. Esperaba un mejor resultado». La única opción viable de coalición es un inédito tripartito a escala federal entre conservadores, liberales y verdes tan exótico como su denominación, «Jamaica». Editorial ABC: «La victoria más áspera de Merkel». 2. Los proetarras se movilizan para viajar a Barcelona el 1 de octubre. «Preocupación» por la aparición de carteles en Pamplona y Bilbao en los que se anima a los radicales a actuar en Cataluña el día del referéndum. Los servicios de información vigilan sus movimientos. Puigdemont votó en contra de la independencia del Kurdistán en el Parlament en 2014. Romeva dice a países extranjeros que ya hay observadores internacionales aunque oculta a qué organismos pertenecen ni bajo que legalidad internacional realizarán sus funciones. La Iglesia catalana se expresa con dos voces: Omella pide «Seny» y en Montserrat se habla de «represión». Albert Boadella: «El catalanismo se nutre de la xenofobia y el odio a España». El Barça quedaría en el limbo en caso de secesión. Las leyes españolas no le permitirían competir en la Liga, y tendría que afrontar un largo e incierto proceso ante la FIFA y la UEFA. El olimpismo no admitiría a Cataluña en unos Juegos. 3. El referéndum de independencia kurdo divide a la población. La presión internacional y la fuerte división interna en los partidos kurdos no han podido retrasar el referendo de independencia que se celebra este lunes en la Región Autónoma del Kurdistán (KRG) y las zonas en disputa entre los gobiernos de Bagdad y Erbil. Los secesionistas dicen estar dispuestos a negociar con el Gobierno de Bagdad «durante años». «No vamos a reconocerlo ni tampoco sus resultados», ha dicho Bagdad sobre el referendo. 4. La banca posee más de una cuarta parte de sus 1,3 millones de viviendas sin vender. Casi diez años después del estallido de la burbuja de la vivienda y tras la creación en 2012 de un banco malo (Sareb) para aliviar los balances de las entidades más expuestas a los activos tóxicos ligados al sector inmobilicario, la banca acumula un «stock» de 388.000 viviendas de un total de 1,36 millones de inmuebles sin vender, concretamente 128.000 viviendas nuevas y 260.000 de segunda mano. 5. Educación dará nuevas ayudas a las empresas que contraten alumnos de FP. El Ministerio pondrá en marcha un plan para impulsar la Formación Profesional dual en España que incluirá tanto medidas para lograr una mayor implicación del centro de trabajo con el escolar, como bonificaciones a las empresas que contraten de forma indefinida a estos alumnos. En los últimos seis años, el número de alumnos de la FP dual no ha parado de crecer. 6. Carmena estudia sancionar a los clientes de la prostitución callejera. El PSOE busca el apoyo de los grupos para una ordenanza que penalice a estos consumidores, al igual que el Ayuntamiento de Alcalá de Henares viene haciendo desde octubre de 2010 o el de Sevilla desde 2011. Ya lo intentó fallidamente Ana Botella (PP) en 2013. El PSOE redactará el texto el próximo mes y espera llevarlo a comisión y al Pleno para su debate y aprobación antes de que finalice este año.
  2. Quizá sea aventurado hablar de una mayoría, pero todos sabemos que muchísimos estudiantes han hecho y hacen 'chuletas'. Algunos recurren a ellas de manera puntual, tratando de quitarse de encima una asignatura que se les resiste; otros hacen de su uso una constante a lo largo de toda su vida académica. Lo que está al alcance de pocos es encontrar una especie de vacío legal para copiar en las mismas narices del profesor, sin que éste pueda hacer nada para evitarlo. Elijah Bowen lo ha conseguido. La ocurrencia de este estudiante del Anne Arundel Community College (Maryland, Estados Unidos) se ha hecho viral después de que su propio maestro, Reb Beatty, contase la anécdota en su cuenta personal de Instagram. El docente permite a sus alumnos asistir a sus exámenes con una pequeña tarjeta de apoyo, algo así como una 'chuleta' permitida. Antes de la prueba, Beatty informó a su clase sobre las medidas máximas de esa hoja de apoyo... pero por lo que se ve, olvidó un detalle vital: concretar la unidad de longitud a la que se refería. «Primer examen del semestre y, como siempre, permito una tarjeta de notas de 3x5», explica el maestro en su post, «hoy, un estudiante apareció con esto. Sí, es de 3x5... pies. Preciso como soy, parece que nunca especifiqué que hablaba de 3x5 pulgadas, así que tuve que admitirla». En otras palabras: el profesor pretendía admitir notas de 7.62 por 12.70 centímetros y se encontró con un alumno con un enorme mural de 91.44 por 152.40 centímetros. Una hoja en la que caben un montón de apuntes, algo que supone una gran ventaja a la hora de realizar un test. «Bien jugado y lección aprendida, Elijah Bowen», reconoce Reb Beatty. Algunos de sus estudiantes han dejado sus impresiones en la publicación, en su mayoría para aplaudir la audacia de su compañero. «¿Cómo no se me ocurrió a mí el curso pasado?», lamenta una alumna. «Sin duda alguna, es el más listo de la clase», añade otra. El propio Elijah Bowen se ha animado a dejar un comentario para su profesor. «Si suspendo, puedes quedarte mi monopatín», bromea el protagonista de la historia. Este joven no es el primero que adquiere fama en redes sociales por su agudeza a la hora de hacer trampas en un examen. En esta sección ya te hablamos de otras siete insólitas maneras de hacer «chuletas» en un examen, algunas de ellas verdaderamente increíbles. Con más de una tendrás la sensación de que, a fin de cuentas, habría resultado menos trabajoso sentarse a estudiar.
  3. «La más fuerte impresión de nuestra primera juventud -teníamos a la sazón siete años- de la que conservamos todavía vívido recuerdo, fue la emoción que provocó en nuestra alma de niño la vista de una catedral gótica. Nos sentimos inmediatamente transportados, extasiados, llenos de admiración, incapaces de sustraernos a la atracción de lo maravilloso, a la magia de lo espléndido, de lo inmenso, de lo vertiginoso que se desprendía de esta obra más divina que humana». En septiembre de 1967 los españoles leían por primera vez en castellano estas primeras líneas de uno de los libros más enigmáticos jamás publicado. Todo en «El misterio de las catedrales» intrigaba -y aún intriga-: ¿Qué enigma escondían las catedrales? ¿Qué se revelaba entre sus páginas? ¿Quién se ocultaba bajo el seudónimo de Fulcanelli? El libro había visto la luz por primera vez en Francia en 1926, en una edición de apenas 300 ejemplares lujosamente ilustrada por el pintor Jean Champagne. Firmaba el prólogo el joven Eugène Canseliet, que se presentaba como discípulo del autor. Aquella primera edición «no tuvo repercusión, pero con la segunda y tercera las ventas se dispararon hasta convertirse en un auténtico fenómeno», recuerda el historiador José Luis Corral. El París de entreguerras, donde existía un movimiento de apasionados por los misterios, el ocultismo y la alquimia, era «un campo de cultivo bien abonado» para un libro que aplicaba todos esos temas a las catedrales góticas. Para el enigmático Fulcanelli, las catedrales constituían un compendio de todos los conocimientos de la alquimia medieval. Los principios de la sabiduría hermética se encontraban allí expuestos, a la vista de todos, pero a través de símbolos incomprensibles para los no entendidos. El alquimista relacionaba, por ejemplo, la planta de las catedrales en forma de cruz con el crisol alquímico y vinculaba los siete medallones de la Virgen en la fachada de Nôtre Dâme con los siete metales del proceso alquímico para la obtención de oro. Afirmaba que el «arte gótico» procedía del término «argot», un lenguaje secreto que solo los iniciados conocían y que la luz que penetraba en el interior de las catedrales poseía propiedades taumatúrgicas porque las vidrieras filtraban los rayos dañinos del sol. «Los apasionados del esoterismo lo consideraron como su libro de cabecera, pero los académicos lo vieron como una especie de broma sin interés», continúa el catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza que se interesó en Fulcanelli en 2004, cuando comenzó a escribir su novela «El número de Dios», ambientada en la construcción de las catedrales góticas de Burgos y León en el siglo XIII. Después llegarían «Fulcanelli. El dueño del secreto» (2008) o «El enigma de las catedrales» (2012), sobre los mitos y misterios de la arquitectura gótica. En España, la obra de Fulcanelli no tuvo tanta repercusión como en Francia, al menos hasta los años 70 del siglo XX, pero lleva publicándose de forma ininterrumpida durante medio siglo. Si ese logro ya constituye un misterio en sí para cualquier libro, mucho más para un oscuro tratado de alquimia como «El misterio de las catedrales». A juicio de Javier Sierra, su secreto es que «contiene un material imperecedero y altamente fascinante». «La clave está en que nos enseña a "leer" el arte gótico en general, y las fachadas de la catedral de Nôtre Dâme de París en particular, utilizando la rica simbología de la alquimia. De hecho, nos obliga a preguntarnos cuánto de ese saber "hermético" manejaron los maestros constructores del gótico y de dónde lo obtuvieron», explica el escritor. Ésa es, en su opinión, la mayor aportación del libro: «Nos enseñó a "leer" las catedrales, no solo a (ad)mirarlas». Para José Luis Corral, ese contenido lleno de simbolismo y con diferentes vías de interpretación es una de las claves que explican su éxito, aunque el misterio siempre ha atraído a miles de lectores «sobre todo si se mezclan y confunden como es el caso de este libro, realidad y fantasía». Historiográficamente, aclara el historiador de la Universidad de Zaragoza, «no aporta nada y está lleno de errores de interpretación» ya que, por ejemplo, «considera como originales de la Edad Media, y así las analiza, esculturas que se labraron en el siglo XIX en las obras de restauración de la catedral de Nuestra Señora de París y lo mismo hizo con las vidrieras, que tampoco eran, salvo el rosetón norte, medievales». «En cuanto a la interpretación de aspectos lingüísticos, como derivar la palabra "argot" del concepto "arte gótico" y decir que el argot era "el lenguaje de los pájaros" es absurdo», continúa el historiador. El misterio del misterio El verdadero secreto del interés que aún hoy despierta Fulcanelli es, a su juicio, «el misterio que rodeó a su autor en todos los sentidos, desde su desconocida e intrigante personalidad hasta su desaparición». Carlos J. Taranilla de la Varga lo incluye entre los personajes enigmáticos de los que escribe en su último libro sobre «Grandes enigmas y misterios de la Historia» (2017). «A día de hoy, no se sabe a ciencia cierta su identidad. Fulcanelli quedó en el anonimato», subraya este escritor y divulgador leonés antes de relatar un episodio que contribuyó a aumentar su halo misterioso. En el libro «El retorno de los brujos» (también traducido como «El amanecer de los magos»), se recoge un episodio supuestamente ocurrido en 1937 en el que el científico Jacques Bergier «creyó tener excelentes razones para creer que se hallaba en presencia de Fulcanelli». Bergier trabajaba entonces como ayudante del científico pionero en la investigación nuclear André Helbronner en un laboratorio de ensayos de la Sociedad del Gas, de París, cuando un «misterioso personaje» le advirtió de los peligros de la energía nuclear. «Los trabajos a que se dedican ustedes y sus semejantes son terriblemente peligrosos. Y no son solo ustedes los que están en peligro, sino también la Humanidad entera (...) Pueden fabricarse explosivos atómicos con algunos gramos de metal, y arrasar ciudades enteras. Se lo digo claramente: los alquimistas lo saben desde hace mucho tiempo (...) Bastan ciertas disposiciones geométricas, sin necesidad de utilizar la electricidad o la técnica del vacío», contaba Bergier que le dijo aquel hombre, anticipándose en ocho años a la detonación de la primera bomba atómica. «Queda ese enigma de si era Fulcanelli y de si se adelantó con sus declaraciones a los acontecimientos nucleares», admite Taranilla de la Varga algo receloso, porque ese episodio fue escrito por Louis Pauwells «a toro pasado, ya que el libro se publicó en 1963». «Todo huele a tufo», añade. Javier Sierra indica que, «por desgracia», no existe ningún documento anterior de Bergier que pruebe la veracidad de este testimonio recogido en «El retorno de los brujos». El escritor describe a Bergier como «un hombre fascinante, que estuvo implicado en mil campos -desde el espionaje a la ciencia de vanguardia- y una fuente inagotable de anécdotas». La de Fulcanelli «es una más», aunque sus libros rebosan de otras no menos intrigantes, según Sierra. «Siempre estuvo muy obsesionado con el uso bélico de la energía nuclear. Solo eso explica que años después afirmase que el famoso manuscrito Voynich, ese libro indescifrable medieval que se guarda en la Universidad de Yale, era en verdad un tratado para el manejo de la fuerza del átomo», añade. El supuesto encuentro habría tenido lugar ocho años después de que saliera a la venta un segundo libro de Fulcanelli, «Las moradas filosofales» (1929), en el que ampliaba sus teorías alquímicas a otros edificios góticos civiles y militares. Después, desapareció. No así las teorías sobre su identidad, que no dejaron de proliferar. Se pensó en su prologuista, en el pintor, en un tal Rosny el Viejo (escritor de obras esotéricas), en el Doctor Jaubert y otros aficionados al ocultismo como Castelot, Fauguerons o Dujols... También se pensó en que tras el seudónimo se amparaba un colectivo de masones, alquimistas y ricos aficionados a las ciencias ocultas de París que se hacían llamar Los Hermanos de Heliópolis, a los que Fulcanelli dedicó su obra. «Los únicos que le conocían, Canseliet y Champagne, sostenían lacónicamente que se trataba de un aristócrata de mediana edad, con cuya fortuna había estado a las puertas de descubrir la piedra filosofal», relata Taranilla de la Varga en su libro. Sevilla y la conexión Heliópolis Las elucubraciones lo llevaron hasta Sevilla, donde varios discípulos dijeron haberlo visto en los años 50, con una apariencia mucho más joven de la que correspondería a su edad debido a que había comprobado los efectos del elixir de larga vida. Allí lo situó José Luis Corral en su novela «Fulcanelli. El dueño del secreto» (2008), vinculando al misterioso alquimista con el barrio sevillano de Heliópolis. «Cuando se hizo en 1929 la gran Exposición Universal de Sevilla, varios masones participaron en el diseño de la misma. El barrio nuevo que se construyó para albergar los edificios de la exposición recibió el nombre de Heliópolis, "la ciudad del sol", nombre extraño y ajeno por completo a Sevilla», explica Corral. Él, sin embargo, no cree que Fulcanelli fuera una única persona. «Se han propuesto varios nombres, todos ellos miembros de las tertulias que se reunían en las librerías de temas esotéricos en el barrio de Montparnasse en París. Probablemente se trate de un colectivo formado por varios de ellos, pues el estilo del libro "El misterio de las catedrales" parece obra de varias manos», afirma. ¿Un anagrama? Para Javier Sierra, «quizá la clave se esconda en el propio pseudónimo de "Fulcanelli"» y en esa primera edición de «El misterio de las catedrales» de 1926, de la que se conserva un ejemplar en la Biblioteca Nacional de Francia en París y media docena de ejemplares (hoy de gran valor) más en manos de particulares o bibliotecas masónicas. El escritor explica que con las letras de su nombre se puede armar una misteriosa frase en francés: «l'écu final» (el escudo final) y en la edición original de 1926 -no en posteriores ni en las traducciones- figura un escudo con otra misteriosa frase: «Uber Campa Agna». «Qué curioso que el nombre completo de Julien Champagne, uno de los eternos candidatos a ser Fulcanelli, un artista bohemio y ocultista del París de principios del siglo XX, fuera Julien Hubert Champagne. Uber Campa Agna, pronunciado a la francesa y rápido, recuerda a ese nombre. Eso es cábala fonética, algo que lauda repetidamente "El misterio de las catedrales"», constata. En 1999, Jacques d'Arès causó un gran revuelo al sacar a la luz un manuscrito presuntamente escrito por Fulcanelli titulado «Finis gloriae mundi», como el célebre cuadro de Juan de Valdés Leal. Surgieron muchas dudas, «razonables» en opinión de Sierra, porque «ese libro, citado por Fulcanelli, nunca se publicó en vida de éste». Tras leer lo que se ha publicado después sobre él, el escritor considera, sin embargo, que «no es improbable que sean notas incompletas del mismo autor de "El misterio de las catedrales" y "Las moradas filosofales"». José Luis Corral discrepa: «Mi opinión es que Fulcanelli, fuera quien fuese, no es el autor de este libro, sino alguien que aprovechó el nombre para intentar seguir atesorando éxito, que no logró». La identidad de Fulcanelli nunca se ha aclarado, probablemente porque nunca se ha abordado una investigación en serio al respecto, a juicio de Corral. «Cuando se ha hecho desde los "incondicionales" ha primado mantener el misterio y el academicismo -especialmente el francés, que es muy rígido, conservador y poco atrevido- no ha querido entrar en ello por parecerle un tema impropio de una investigación seria. Y así seguimos».
  4. LOS resultados de las elecciones celebradas ayer en Alemania confirman la esperada victoria de la canciller democristiana Angela Merkel, pero le dejan un panorama en el que va a necesitar de todos sus recursos políticos para mantener la estabilidad y el rumbo de su gestión. La entrada en el Bundestag de los demagogos de ultraderecha, los nacional-populistas de Alternativa para Alemania (AfD), es la principal novedad, no precisamente agradable, para la próxima legislatura, lo que sin duda tendrá una gran influencia en la vida política en Berlín y por consecuencia en toda Europa. Las corrientes extremistas recorren la UE como un sarpullido antisistema y está visto que por ahora la única terapia conocida es intentar limitar su capacidad de acción. Después de haber visto con alivio que no se cumplían las previsiones más agoreras en Francia o en Holanda, ahora es el turno de Alemania, donde se han convertido en la tercera fuerza. Lejos del poder, pero con capacidad para influir y como un recordatorio para Merkel de por dónde se le han escapado los votos hacia la extrema derecha. En todo caso, otra importante constatación de los resultados es que la fórmula de gran coalición ha hecho perder votos tanto a los democristianos como a los socialdemócratas, lo que podría interpretarse como una señal de que los electores prefieren otra combinación para encontrar una mayoría. De hecho, si se repitiese esta alianza ya ni siquiera sería tan «grande» porque entre los dos partidos han perdido más de cincuenta escaños. Y por otro lado, en este caso AfD se convertiría en la única fuerza claramente de oposición y podría acabar convirtiéndose en alternativa de poder, que es una perspectiva que no interesa a nadie. Para el centro-izquierda, el experimento de llevar a la política nacional a una figura tan relevante en Europa como Martin Schulz, no ha dado los frutos esperados y los socialdemócratas deben emprender otra reflexión sobre su futuro y el de las ideas que defienden. El socialismo se enfrenta a un cataclismo de dimensiones continentales: en ningún país (España, Francia, Italia, Gran Bretaña...) recibe buenas noticias, más aún en casi todos descubre suelo electoral. Aprovechando que han vuelto a lograr un resultado que les permite tener representación parlamentaria, Merkel puede explorar una nueva coalición con los liberales, que es una fórmula históricamente muy bien aceptada, aunque en este caso necesitaría sumar también a los verdes, que en principio no se oponen a la idea. ¿Cómo conjugar los programas tan variopintos e incluso incompatibles con la recuperación de los electores democristianos? La solución a esta pregunta no será fácil de encontrar, pero no hay más remedio que intentarlo. Hay demasiadas cosas en juego en Alemania y en Europa.
  5. «ESTOY recibiendo muchas cartas airadas de todo el mundo por la quema de mis libros hoy en Berlín. Llegan de Holanda, Francia, Inglaterra… nadie puede concebir que después de 400 años vuelvan a quemarse libros…», le escribía Stefan Zweig a su amigo Alois Mora el 10 de mayo. Lo hacía desde Salzburgo, ciudad austriaca en la frontera con la Alemania hitleriana. «Hoy todavía podemos decir con orgullo que eso no habría sido posible en Austria». Todavía. La situación iba a peor. Un mes más tarde confesaba a su amigo Andreas Latschke: «Mi situación es mala, peor de lo que me atrevo a dictar. Aquí ya no se puede vivir, no se puede decir ni una palabra a nadie porque todo es nacionalsocialista. Ni los amigos cercanos son ya seguros. Aquí se ahoga uno entre enemigos y espías…». Zweig no cumplía ningún requisito para ser buen nacionalsocialista. Y lo que se exigía en el Salzburgo obnubilado por el milagro alemán era eso. Aquellos austriacos solo pensaban en que «todos somos de los països germanos». La llamada de la tribu. La de entonces y la de ahora, la que se oye en coro entonada por jóvenes camadas de odiadores salidos de colegios y universidades del adoctrinamiento y la mentira. «Joan Manuel Serrat eres la vergüenza de Cataluña. No mereces ser catalán con las barbaridades que dices. En el nuevo país no te queremos por demagogo». Gloria Nicolau Figuera se lo dice tal como lo siente a Serrat. Que se vaya. Que no hay sitio en el nuevo país más que para buenos catalanes que piensan todos igual. La niña no tiene la culpa. La tienen los canallas que la adoctrinaron y los cobardes que desde lejos, desde Madrid, lo permitieron. A Juan Marsé aún no le han quemado los libros. Quizás solo porque las televisiones que agitan las bajas pasiones aun no creen llegado el momento de ese golpe escénico del Fahrenheit 451 para los programas que ponen al rojo vivo. Ellos dirán cuándo. De momento se rompen los libros y se escriben insultos a Marsé en las tapas y hojas arrancadas. Otro mal catalán. Ni Serrat ni Marsé han sido combativos contra lo que se veía venir. Zweig tampoco. No pensaba que fuera posible algo así en una sociedad tan culta y sofisticada, en ese oasis de sensibilidad. Hay una gran diferencia entre aquellos camisas pardas que quemaban los libros de Zweig y las camadas totalitarias que ahora quieren acabar con todo lo español en Cataluña. Estas de hoy tienen la inmensa suerte de que no pueden ganar. Si lo hicieran, aunque solo fuera por unos años, tendrían tiempo para hacer cosas de las que arrepentirse durante muchas vidas. Como pasó a los de la hoguera del 10 de mayo de 1933 en el Opernplatz. Poco después estaban alistados a una guerra criminal por hacer buenos alemanes a los vecinos que hablaban parecido a ellos. Mientras a los malos alemanes los mataban en casa.
  6. Apenas se atraviesa la puerta principal del colegio Salesiano de Atocha, en pleno corazón de Madrid, aparecen las herramientas, los ordenadores y las máquinas. En lugar de libros hay circuitos y en lugar de apuntes, planos. El objetivo del centro es que sus alumnos de Formación Profesional (FP) aprendan en un entorno que se asemeje «al milímetro» al de una empresa o industria para que el joven consiga las competencias que demanda el mercado laboral. Y a la vista de los resultados, lo consiguen. Más del 70% de sus egresados tienen un empleo inmediatamente después de acabar la FP. Incluso algunos de sus ciclos (Básica, de Grado Medio, Superior o Dual) tienen lista de espera. «Cada vez hay más alumnos interesados en estudiar FP. Eso es una realidad», comenta su director, Mariano Garrido. Este salesiano -que pasó por FP antes de terminar ingeniería- está convencido de que estos ciclos de formación son «imprescindibles porque salvan a muchos jóvenes» del abandono escolar. El centro que dirige lleva más de medio siglo a sus espaldas formando a los jóvenes en los oficios más clásicos, como la mecánica o la electricidad, y también los más innovadores, como la mecatrónica. Francisco Martí es uno de los más de mil jóvenes inscritos para este curso. Está en segundo de Electromecánica. «Me lo recomendó mi madre y me metí para probar. La verdad es que me gusta mucho», apunta este joven de 23 años, que decidió no seguir Bachillerato porque «no era buen alumno». En FP, en cambio, destaca. «Hay muchos malos alumnos de la ESO que aquí son brillantes y al revés», asegura Garrido. Más financiación Entre los retos de estos ciclos de formación, su director destaca sobre todo la necesidad de «aumentar la financiación» y «cambiar la cultura organizacional» de las empresas. En el caso concreto de la FP Dual, Garrido considera que «no termina de funcionar» porque «las empresas confunden a los alumnos con trabajadores cuando el objetivo es que aprendan». Garrido también lamenta la falta de continuidad. «Ciertas empresas cogen la FP Dual para un año y una vez que consiguen formar a los empleados que necesitan ya no siguen».
  7. La Formación Profesional (FP) siempre ha sido la hermana pobre del sistema educativo español. La OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo en Europa) ha señalado en su último informe, que solo el 12 por ciento de los alumnos españoles está matriculado en la FP. Un porcentaje que es insignificante en el caso de la FP Dual -que combina la formación y la práctica en empresas en el mismo periodo de tiempo-, ya que solo el 0,4 por ciento recibe esta formación. Sin embargo, a pesar de este bajo índice de estudiantes, la tasa de ocupación es del 74 por ciento, frente al 63 por ciento de la FP general, en la que los alumnos estudian, pero realizan prácticas en empresas durante menos tiempo que la dual. En los últimos seis años, el número de alumnos de la FP dual no ha parado de crecer. Así, mientras que en el curso 2012-2013 eran 4.292; en el 2016-2017 escaló a los 23.973. Un aumento que se refleja también en el número de empresas colaboradoras, pasando de 513 a 10.081 en el mismo periodo. Estigma social Estos datos han animado al Ministerio de Educación a poner en marcha un plan para impulsar la Formación Profesional Dual, a cuyo borrador ha tenido acceso ABC. Con esta iniciativa quieren intentar atenuar el estigma que los estudios de la Formación Profesional tienen en España, en relación con otros países europeos; aumentar la «empleabilidad» de estos alumnos y conseguir una «mayor implicación del centro de trabajo con el centro escolar», señalan fuentes del Ministerio de Educación. Junto a este plan, el Ministerio de Educación ya trabaja en un importante aumento del presupuesto destinado a la FP dual, que pasaría del millón de euros de 2016 a unos 23 en 2018, según las previsiones que baraja este departamento ministerial. En 2017 no hubo financiación y el presupuesto salió de otras partidas. En lo que se refiere al plan, es el embrión del Real Decreto que tiene previsto aprobar el Gobierno en el primer trimestre de 2018, y que fue anunciado el pasado miércoles por el ministro Íñigo Méndez de Vigo en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. El primer Real Decreto de la FP dual fue aprobado por el Consejo de Ministros el 8 de noviembre de 2012. Esta modalidad educativa fue impulsada por el anterior ministro de Educación, José Ignacio Wert. Con esta nueva iniciativa legislativa se quieren regular nuevos aspectos de la formación y de la contratación. Bonificaciones Una de las cuestiones más importantes en las que está trabajando el Gobierno son las nuevas bonificaciones que se quieren aplicar a las empresas que contraten para trabajar a los alumnos de la FP dual. Así como otras medidas de fomento del empleo. En el régimen actual, estas empresas pueden acceder a bonificaciones a la Seguridad Social. El Ministerio de Educación está trabajando en una nueva línea de ayuda, o lo que es lo mismo, más bonificaciones para las empresas que terminen convirtiendo en indefinido el contrato en práctica de estos alumnos. Igualmente, en este capítulo de ayudas, también hay que hacer referencia a las que se quieren aplicar a las Pymes, con el objetivo de que constituyan consorcios de pequeñas y medianas empresas y puedan contratar a más alumnos. Finalmente, el Ministerio quiere también aprobar mejoras económicas para los profesores que se formen en empresas y para los tutores de los centros. Para que estas medidas sean posibles, los responsables ministeriales han iniciado conversaciones con la Confederación Empresarial de Organizaciones Empresariales (CEOE), la Cepyme y las Cámaras de Comercio. Al margen de las prestaciones económicas o bonificaciones a las empresas colaboradoras, el Real Decreto regula otros aspectos jurídicos de la FP dual. Uno de ellos es la relación entre las empresas y los centros educativos, a través de los convenios. Lo que se pretende es clarificar la regulación jurídico para todo el territorio nacional. Actualmente no hay un único sistema, ya que los centros utilizan convenios y las autonomías otra figura jurídica. Otro de los elementos importantes es saber cómo va a quedar la regulación del tutor de los alumnos, tanto en el sistema educativo como en las empresas. Hoy en día no hay ninguna regulación, y se quieren fijar cuestiones como las características que tienen que tener, la experiencia profesional, las funciones y sus responsabilidades. El papel de las empresas colaboradoras en el desarrollo de esta formación también se quiere potenciar. Para ello, se va a facilitar la agrupación de empresas pequeñas para que puedan ofertar más puestos de trabajo. Las empresas con mayores dimensiones lo tienen más fácil y se trata de que las de menor tamaño no tengan problemas a la hora de contratar. Cursos de especialización El aumento de la corresponsabilidad de la empresa con el alumno es otro de los objetivos del plan. En este sentido, Educación quiere impulsar la beca o el contrato de formación para adaptarlo a la modalidad de FP dual y que los estudiantes puedan prolongar su relación laboral con los centros de trabajo. Finalmente, entre las medidas destacadas de este plan, hay que hacer referencia a la posibilidad de que, al margen de las titulaciones, se puedan impartir cursos de especialización «para adaptarse a las necesidades de las empresas y a los cambios del entorno», subrayan las fuentes consultadas. Estas líneas son susceptibles de cambiar o ser mejoradas con aportaciones externas, ya que el Ministerio de Educación tiene previsto iniciar esta misma semana los contactos técnicos con las comunidades autónomas. Serán las regiones las que tengan la última palabra en el seno de la Conferencia Sectorial de Educación.
  8. Aplicar el artículo 155 de la Constitución para suspender competencias sustanciales del Gobierno de Cataluña el día 2 de octubre en el caso de que la Generalitat proclame la independencia después de celebrar, con muchas dificultades, el amago de referéndum el día 1. Esa era la estrategia adoptada hace dos semanas por Mariano Rajoy, de acuerdo con Albert Rivera y Pedro Sánchez. Y sigue siéndolo, aunque –admiten ahora en el Ejecutivo– «las cosas se están complicando». La complicación, no prevista hasta hace unos días, está haciendo mas difícil cada minuto que pasa no recurrir a medidas judiciales que puedan implicar la detención de los responsables de organizar el referéndum. En las primeras conversaciones mantenidas por el presidente del Gobierno con los líderes del PSOE y Ciudadanos se habló únicamente de acudir al Tribunal Constitucional para que declarara nula la convocatoria mientras que las fuerzas de seguridad requisaban urnas y papeletas y se tomaban medidas para impedir la apertura de los colegios electorales. La estrategia, que no contaba con un plan B, rodó por los suelos el miércoles pasado cuando el titular del Juzgado número 13 de Barcelona ordenó la detención de una docena de altos cargos de la Generalitat, los que dirigían los preparativos del referéndum. El magistrado Juan Antonio Ramírez Sunyer actuó por cuenta propia, sin el amparo de la Fiscalía, en base a una denuncia formulada hace seis meses por el partido VOX. Y el Gobierno se enteró de la noticia la tarde anterior, cuando Interior tuvo conocimiento de que el juez había notificado a la Guardia Civil que se preparara para llevar a cabo las detenciones a primera hora de la mañana siguiente. Cuando a última hora del martes la noticia llegó a La Moncloa, Rajoy citó a Pedro Sánchez y Albert Rivera, a quienes recibió por separado mientras la Guardia Civil llevaba a cabo las detenciones. A ambos líderes les dejó claro que el Gobierno era totalmente ajeno a esa acción judicial que enseguida se advirtió que llevaría a disturbios callejeros y el acoso a los guardias civiles que registraban la Consejería de Interior. Una situación nada deseable para el Ejecutivo, que le ha llevado a decretar que sea Interior quien tome el mando, por encima de los Mossos.
  9. En ocasiones, para poder ver bien la realidad, hay que alejarse de ella y mirar a través de sus representaciones, del teatro. De teatro y de visión escénica, pero también política, sabe mucho Albert Boadella, dramaturgo catalán que lleva más de 20 años avisando sobre la crisis que se avecinaba en Cataluña. Su «Ubú president» –obra teatral de la compañía que dirigió Boadella hasta el 2012, «Els Joglars»– muestra una sátira caricaturesca de un Jordi Pujol delirante con un proyecto que el autor califica de «destrucción del Estado». Boadella trata el catalanismo como un problema «de odio, de xenofobia» y avisa de la existencia de dos «generaciones educadas en este odio». ¿Se considera usted catalanista? A mí los ismos no me gustan. Yo soy catalán, tengo el pelo blanco y antes era rubio, y nada más. Cuando me preguntan de dónde soy me gustaría decir que soy de otro lugar, debido a las circunstancias. Incluso fuera, en el extranjero, digo que soy murciano. Es un recuerdo de la xenofobia que se practicó en Cataluña con los primeros emigrantes murcianos. ¿Cómo hemos pasado del catalanismo al independentismo unilateral? Ha sido un goteo de odio a España durante 35 años, dos generaciones que se han educado en el odio. Eso se ha alimentado con la xenofobia. El catalanismo nace con un sentido de superioridad frente a España, a finales del siglo XIX, con la pérdida de las colonias. Cataluña era más rica, se desarrolla una industria, una cultura... Y se empieza a crear un sentimiento de superioridad respecto a España y al español, al que se considera más simple, más sucio, inferior. ¿Cuál es el papel de Convergència y de Jordi Pujol en este fenómeno? Con Pujol empieza todo, pero siempre dentro de ese ambiente de xenofobia. Pujol es un hombre de Estado, porque ha dedicado toda su vida y sus energías a destruirlo. En el momento en que toma las riendas de Cataluña, aparecen TV3 y el resto de medios, públicos y privados, dedicados exclusivamente al mensaje de que España es el enemigo. Ese acento se ponía en todo tipo de programas, hasta en concursos. Cuando en la ficción había un personaje simplón y facilón, no hablaba catalán. Recuerdo, de niño, un atraco en una sucursal bancaria de mi barrio. La gente estaba alterada, incrédula, pero alguien dijo: «Tranquilos, no son catalanes», y todo volvió a la normalidad. ¿Está preocupado por el desafío independentista? Pues claro. La gente en España no tiene memoria, pero el nacionalismo provocó millones de muertos en el siglo XX. Cuando se habla del «sentimiento catalán», ya se distorsiona toda relación con la realidad y la racionalidad, porque hablamos de sentimientos. Pero lo importante es saber qué es exactamente el sentimiento catalán. ¿Son las torres humanas, son las sardanas? No, es el odio a España. Hay quien defiende que quien gobierna realmente es la CUP... Tonterías. Cuentos. No veo diferencias notables entre Junts pel Sí y la CUP. En el fondo son lo mismo, solo que la CUP no oculta su xenofobia. Es una diferencia de formas, no de contenido. La CUP es al Junts pel Sí un poco lo que era ETA y la izquierda abertzale al PNV. ¿Es el diálogo la solución? Ellos no quieren dialogar, quieren someter a España. El nacionalismo es la guerra, en todos los sentidos. Recuerdo cuando abolieron los toros en Cataluña. Fuera se vendió como un triunfo animalista, pero luego se siguieron celebrando los «bous al carrer» y otras fiestas con toros. No era una cuestión animalista, era una batalla contra España, y esa la ganaron. Quieren vengarse, es su intención, y ahí no tiene cabida el diálogo. El sentimiento más importante de los catalanes es pasar cuentas con el enemigo español ¿Vengarse de quién? De Felipe V, del Conde Duque de Olivares... Esto que hay allí es una epidemia, un virus. Solo una enfermedad tal explica la caída de una sociedad como la alemana en el siglo XX, tan culta, tan elevada. La paranoia es la enfermedad más fácil de inducir. Un ciudadano que ha recibido esto durante tantos años... ¿Está actuando bien el Gobierno de España ante esta crisis territorial? El Gobierno está solo. Son muy estrictos en la aplicación de la ley, pero por otro lado tenemos un presidente muy poco belicista y al que le vienen muy cuesta arriba acciones concretas que debería haber hecho mucho antes. Si se hubiera intervenido en esa bandera independentista que aparecía en los ayuntamientos, o en la prohibición de rotular en castellano, quizá no estaríamos en estos límites de crispación. Luego está la posición de la izquierda, que se tomó esto como un río revuelto en el que se podía pescar. ¿Es este el caso de Podemos? En Podemos quieren la destrucción del Estado, y después ya verán qué Estado construyen. También el PSOE del señor Sánchez. Con todo esto hay que hacer una pedagogía importante. Yo lo veo mal, realmente mal.
  10. Son muchos los que se preguntan quién perderá más en el hipotético caso de que Cataluña se separase de España. No quién ganará más porque nadie ganaría y si alguien lo piensa se deja llevar por sus deseos, o más bien instintos. Los lazos entre Cataluña y el resto de España son tan antiguos como profundos, abarcando todos los aspectos de la vida. En tales casos, los mayores daños suele sufrirlos el menor, aunque como no ocurre siempre, vamos a sopesarlos a luz de los hechos, encontrándonos de entrada tales falsedades que conviene desbrozar. Empezando por el famoso Decreto de Nueva Planta de Felipe V que unificaba fiscal y administrativamente el territorio de su reino, contra el que se levantó Cataluña, aplastada el 11 de septiembre de 1714, que quedaría como símbolo del independentismo catalán, la Diada, y llega hasta el «España nos roba». El comercio con las Indias como fuente de riqueza Las conclusiones de los últimos estudios históricos son justo lo contrario. En su ensayo España y Cataluña, el británico Herry Kamen advierte que precisamente a partir de entonces, Cataluña, que languidecía por la perdida de importancia del Mediterráneo frente al Atlántico, se convierte en el territorio más dinámico de España. Los números cantan: Barcelona, que a principios del siglo XVIII tenía 35.000 habitantes, se planta en 110.000 a finales del mismo, mientras las ciudades castellanas languidecen. El permiso de comerciar directamente con las Indias (1778) significa el despegue definitivo, con un impulso de las exportaciones españolas a ultramar desde Cataluña, mientras Sevilla y Cádiz pierden terreno. «Cataluña, escribe Richard Herr, inunda con sus productos los comercios de España y América, convirtiéndola en centro de la primera revolución industrial española». Y Ferran Soldevila sentencia: «Los catalanes fueron quienes más y mejor supieron aprovechar la apertura del comercio con las Indias. El resurgimiento económico de Cataluña era un hecho, situándola a la cabeza de la economía española». La industria textil, protegida con aranceles Una tendencia que no hará más que acentuarse a lo largo del siglo XIX, a caballo de una industria textil catalana con rango europeo: 13.600 fábricas en 1860, 125.000 trabajadores, 17.000 telares, todos ello bien defendido por unos aranceles que hacían prohibitivos los tejidos extranjeros. Cambó lo reconocería en sus memorias: «La superioridad de los catalanes sobre los políticos españoles era tan grande que, en la lucha arancelaria, su victoria era casi siempre segura». Inversión estatal durante el franquismo Es algo que se prolongará por el siglo XX e incluso alcanza al franquismo. Como si creyese que los catalanes eran mejores administradores que el resto de los españoles, Franco concentra la inversión estatal en Cataluña -primera gran fábrica de automóviles, primera autopista, conversión de Tarragona en un foco industrial de primera categoría-, mientras descuida el resto de las regiones, incluida la suya, Galicia. Un capital humano más valioso que el industrial Ello tiene como efecto secundario un enorme desplazamiento de población hacia Cataluña y País Vasco, desde el resto de España. Millones de gallegos, andaluces, extremeños y castellanos hacen la maleta de madera hacia Cataluña, dispuestos a trabajar en lo que sea por el salario que quieran darles y a vivir en barracas en el cinturón de las ciudades. Este capital humano es incluso más valioso que el industrial que se va creando, ya que proporciona a los empresarios plusvalias que les permiten ampliar sus empresas. Conviene advertir que muchos de los hijos de esos «inmigrantes» se han convertido hoy en furibundos nacionalistas, en parte para agradecer a Cataluña haber acogido a sus padres, en parte para demostrar que son tan catalanes que cualquiera con ocho apellidos catalanes. Pero esa es otra historia. ¿O es la misma?En cualquier caso, aunque haya sido esquemáticamente, pienso que queda demostrado que Cataluña tiene mucho que agradecer al resto de España, y sin duda sufrirá si deja de recibir ese caudal de vida y esfuerzos por parte de ella. ¿Y España, qué debe a Cataluña? Pues en primer lugar haber acogido y dado trabajo a millones de españoles que no lo encontraban en su lugar de origen. Luego, haber sido la ventana a Europa. Por allí entraron los visigodos, que constituyeron el primer Estado español. Y el feudalismo, y el estilo gótico, y la Ilustración, y el Romanticismo, y el modernismo, y prácticamente todas las novedades europeas.Aparte de enseñarnos a apreciar el valor del dinero, de la organización empresarial, de la planificación y las cuentas de resultados, es decir: el mundo moderno. Es verdad que esos mismos valores parecen haber desaparecido en la Cataluña actual, pero me resisto a creer que hayan desaparecido del todo y lo atribuyo más bien a un arrebato pasional, como esos amoríos de senectud, que hacen perder la razón temporalmente y la realidad se encarga de reconducir a sus cauces normales. Pues lo que nadie puede negar es que Cataluña y España se complementan más que se enfrentan. Puede haber diferencias entre ellas, como con cualquier otro territorio español. Pero incluso en la pasión con que disputan se nota la tozudez e irracionalidad común, que espero amaine cuando a un lado y otro del Ebro se medite lo mucho que tienen que perder ambos con la separación. El resto de España, su principal cliente Es verdad, como dicen los nacionalistas, que Cataluña representa al 20% del PIB español. Pero no menos es cierto que el 80% de los productos catalanes se venden en el resto de España. Y que el resto de los españoles se están dando prisa en fabricarlos. Aparte de que saldrían también de la Unión Europea porque ésta no puede consentir que los nacionalismos acaben con su sueño unitario. Los ingleses, arrepentidos del error del Brexit Ya sé que hay catalanistas que se ven como un gran paraíso fiscal. Pero eso lo consentiría aún menos Bruselas, cuyo objetivo es acabar con los paraísos fiscales existentes. Para concluir: no vayan los catalanes a cometer el error de los ingleses con el Brexit, del que ya se están arrepintiendo. Claro que, andando el nacionalismo por medio, puede pasar cualquier cosa. Nos lo jugamos todos. Ellos, más. Espero que se den cuenta.

El tiempo en Campanario

Fondo Social Europeo

Logo FSE Invierte en tu futuro

Cofinanciación de Ciclos de Formación Profesional Básica a cargo del Programa Orientativo de Empleo Formación y Educación del Ministerio de Cultura y Deporte en el periodo de programación 2014-2020.

logo feder

 Información sobre la financiación de los nuevos itinerarios de 3º y 4º de la ESO.

Información sobre la financiación del Programa de Éxito Educativo Impulsa.

Baúl de los 25 años.

logotipo

Contacta con nosotros

bjgallardo25@outlook.es

Recomendamos